Dos herramientas imprescindibles para mis tocados y pamelas
7
Dos herramientas imprescindibles para mis tocados y pamelas
Posteado por Palomilla - Tagged

Hay dos herramientas (de las muchas que uso) sin las que no puedo hacer mis tocados y pamelas: los hilos y el dedal. No son hilos y dedal normales, ambos tienen un significado especial para mí.

Hace dos años mi abuela Chelo se fue al cielo, tras una larga y plena vida rodeada de sus personas más queridas. Tras ese momento, le pedí a mi padre su costurero, era lo que más significado tenía para mí. El costurero estaba ya viejuno, y era de esos con tela como de tapicería llena de flores grandes. Dentro tenía lo que para mí es un gran tesoro: hilos, metro, agujas y alfileres, abalorios, lapiceros,…., un sinfín de pedacitos de su vida, que no me atreví a tocar en mucho tiempo, hasta que pensé que lo mejor que podría hacer es dar uso a todo lo que ella utilizó.

Costurero

Uno de los grandes recuerdos que tengo de mi abuela Chelo es su costura y los miles de vestidos que nos hizo a todas las nietas, preciosos y llenos de detalles. También las labores de punto, las cuales intenté una vez que me enseñara, pero ante su habilidad y rapidez me quedé tan perpleja que pensé que nunca lograría hacer algo como ella. O el día de mi comunión, que al darme la paz, me agarró el vestido para ver la calidad de la tela. Porque mi abuela de telas sabía muchísimo, y si alguien le regalaba un vestido, tardaba poco en deshacerlo para rehacerlo a su gusto… Son muchísimos recuerdos y detalles los que hay dentro de su costurero. 

Vuelvo al tema de los hilos y el dedal. Con los hilos trabajo todos los días, y para mí tienen algo especial. Soy de las que entra en una mercería y mira todas las tonalidades, me gusta que los colores encajen en cada uno de los tocados y pamelas que hago, y en parte, la gran colección de hilos que tengo se la debo a ella.

Pero más especial es el dedal. En cuanto vi el de mi abuela, me di cuenta de que no había visto uno como ese, y he tenido dedales (e incluso agujereado con la aguja uno de ellos). Me da la sensación de darme fuerzas, de imprimir un “no sé qué” en los tocados, de que me acompaña en esta aventura.

Con esto, todos los tocados y pamelas de Palomilla Tocados tienen un algo especial, una historia detrás llena de preciosos y maravillosos recuerdos de infancia que me dan aún más ilusión en este proyecto.

¡Feliz Semana!

7 comentarios

Deja un comentario